Especialidades Psicológicas

¿QUÉ ES EL TARTAMUDEO?

El tartamudeo se manifiesta por la interrupción de la fluidez del habla con una frecuencia inusual. Estas alteraciones consisten en frecuentes repeticiones de sonidos, palabras o frases, en prolongación de sonidos, bloqueos o pausas inadecuadas en el discurso.

En ocasiones, aparecen signos de esfuerzo o movimientos en alguna parte del cuerpo asociados al habla. Sin embargo, es característico del trastorno que estas dificultades no se presenten en el habla en todas ocasiones, ni con la misma intensidad, sino que aparecen de forma intermitente.

El problema puede desaparecer cuando el niño lee o canta y también varía en función de las circunstancias que le rodean mientras está hablando.

Factores como la presión del entorno, la actitud de la persona que escucha, el tema de conversación o la emoción que siente mientras habla, pueden influir en la fluidez.

CRITERIOS PARA EL DIAGNÓSTICO SEGÚN DSM-IV-R

A. Alteración de la fluidez y la organización temporal normales del habla (inadecuadas para la edad del sujeto), caracterizada por ocurrencias frecuentes dé más de los siguientes fenómenos:

  1. Repeticiones de sonidos y sílabas.
  2. Prolongaciones de sonidos.
  3. Interjecciones.
  4. Palabras fragmentadas (p. ej., pausas dentro de una palabra).
  5. Bloqueos audibles o silenciosos (pausas en el habla).
  6. Circunloquios (sustituciones de palabras para evitar palabras problemáticas).
  7. Palabras producidas con un exceso de tensión física.
  8. Repeticiones de palabras monosilábicas (p. ej., "Yo-yo-yo le veo").

B. La alteración de la fluidez interfiere el rendimiento académico o laboral, o la comunicación social.

C. Si hay un déficit sensorial o motor del habla, las deficiencias del habla son superiores a las habitualmente asociadas a estos problemas.

EPIDEMIOLOGÍA

Al iniciarse el tartamudeo, el sujeto puede no ser consciente del problema, pero se desarrollará posteriormente la conciencia e incluso la anticipación ansiosa de su dificultad. El sujeto puede evitar el tartamudeo mediante mecanismos lingüísticos (por ejemplo, alterando la velocidad del habla, evitando ciertas situaciones verbales como telefonear o hablar en público, o evitando ciertas palabras o sonidos).

Se ha observado que el estrés o la ansiedad empeoran el tartamudeo. Debido a la ansiedad, frustración o baja autoestima asociadas, puede producirse una alteración de la actividad social.

PREVALENCIA

La prevalencia de tartamudeo en niños prepuberales es del 1% y desciende al 0,8% en la adolescencia. La tartamudez afecta a los niños con una frecuencia 3-4 veces más que a las niñas.

El trastorno afecta tanto a niños como adultos, aunque el grado de alteración es mayor y más estable en los adultos. Algunos estudios indican que entre un 75-80 %  de los casos infantiles remite sin intervención profesional.

Se presenta una mayor proporción de niños que tartamudean que niñas (de 3 a 1).

El problema se ha observado en diferentes niveles intelectuales, y no se han encontrado diferencias significativas respecto al tipo de personalidad.

Parece tener una tendencia clara a aparecer en diferentes generaciones de una misma familia.

CURSO

Estudios indican que el inicio del trastorno se produce de produce típicamente entre los 2 y los 7 años de edad. En el 98% de los casos, el inicio se produce antes de los 10 años de edad.

Normalmente el trastorno se inicia de manera gradual y transcurren varios meses durante los cuales se producen anomalías de la fluidez verbalepisódicas, desapercibidas, que se van convirtiendo en un problema crónico.

 

Centro Psicomar    psicomar@psicomar.es